Cuando se vive en una comunidad es importante saber que hay garantías que los protege, y en concreto saber qué cubre el seguro de comunidades de vecinos. Ya que es frecuente, cuando muchas personas utilizan los mismos servicios y áreas comunales, que surjan situaciones o sucesos que perjudiquen las instalaciones.

También hay eventos naturales extremos que causan graves daños a las instalaciones. En consecuencia, es importante tener claro quien es el responsable de asumir el coste de los daños generados a causa de un siniestro. Pues, será necesario reparar o sustituir algún bien de la comunidad. Para mantener el lugar en buenas condiciones y no pierda valor.

Por qué contratar un seguro de comunidades de vecinos y qué cubre

De no contar con un seguro de comunidades, todos los vecinos tendrán que cubrir el coste generado de los daños ocasionados por un siniestro. Lo que, sin duda, dará lugar a enfrentamientos entre ellos. Por lo general los costos de las reparaciones son elevados e implica un gasto extra, no previsto en el presupuesto de cada vecino.

Por lo tanto, lo más recomendable es contratar un seguro de comunidad que incluya las coberturas que los vecinos consideren convenientes. Tomando en cuenta el lugar donde están ubicados además de otros factores relevantes.

No es obligatorio contar con un seguro de comunidades, según la Ley de propiedad Horizontal, pero sí muy conveniente. Sin embargo, algunas comunidades en España, lo consideran fundamental y exigen a las comunidades de vecinos suscribir un seguro de Responsabilidad Civil y una cobertura para daños ocasionados por incendio.

No obstante, las comunidades de vecinos tienen la posibilidad de contratar la póliza de seguros que incluya las coberturas que más convenga a la comunidad. Así que podrán elegir la cobertura de Responsabilidad civil y muchas otras, según acuerden entre los vecinos.

Así estarán protegidos para enfrentar el coste que implica las reparaciones que sean necesarias y urgente realizar. Entre las coberturas consideradas esenciales para una comunidad se encuentran las que se resumen en este artículo.

Cobertura de Responsabilidad Civil

Es obligatoria para algunas comunidades. Pero lo interesante es que cubre los daños que pudiera provocar algún evento imprevisto, a terceras personas. El seguro indemnizará y cubrirá la fianza que la comunidad deba abonar.

Incendios

Es una de las principales coberturas para una vivienda y una comunidad de vecinos. Se encuentra incluida en la mayoría de las pólizas de seguros de comunidades. Y también es obligatoria en algunas comunidades españolas.

Con ella se cubren los daños ocasionados por un incendio, una explosión o implosión. Además, cubre los daños por el impacto de un rayo, corrientes eléctricas, o los ocasionados por actos vandálicos.

Las demás coberturas son opcionales, pero también muy necesarias en una comunidad de vecinos.

Daños estéticos

Con esta cobertura se cubren los daños ocasionados a la estética del edificio. Bien sean gasto de reparación de paredes, piso u otras partes del edificio. O los gastos de sustitución de algo que fue completamente dañado.

Cobertura de Asistencia en Edificio

Es una cobertura interesante y una de las de mayor uso de las incluidas en una póliza de este tipo. Pues cubre los servicios de vigilancia y protección del edificio. Además de cubrir el servicio de reformas y las reparaciones más frecuentes. Como la cerrajería, cristalería, daños eléctricos y de fontanería.

También cubre los gastos para el control de plagas y de conservación de las instalaciones del edificio. Además, dan asesoría y orientación sobre cómo administrar más eficientemente el inmueble.

Atascos de conductos generales

Es una cobertura de gran utilidad en las comunidades de vecinos. Ya que con frecuencia las cañerías o tuberías de la comunidad se trancan. Causando inconvenientes al edificio en general.

Esta cobertura asume los gastos que se deriven de los desatascos o sustitución de las tuberías.

Por otra parte, hay una gama mayor de coberturas que son interesantes para las comunidades. Como coches en garaje, defensa jurídica, robos, accidentes de los empleados y reconstrucción de jardines.

Cada una de esas coberturas permite que la comunidad esté protegida contra una serie de eventos que perjudican el edificio y disminuyen la calidad de vida de sus ocupantes. Y lo más conveniente para los vecinos de la comunidad es contratar las que más requieran de acuerdo a sus necesidades particulares.